5 consejos para equilibrar el trabajo y un nuevo bebé

Para las mujeres jóvenes de la generación Millennial, la vida se ha convertido en sinónimo de un complejo acto de malabarismo.

Los malabares son una habilidad que requiere sincronía, ya que hay que lanzar y atrapar objetos simultáneamente manteniéndolos en constante movimiento.

Un malabarista necesita mantener un cuidadoso equilibrio y distancia entre los objetos porque, si se ve comprometido, corre el riesgo de dejarlos caer todos. Los individuos a menudo hacen que los malabarismos parezcan fáciles, ya que aparentemente lanzan objetos al aire sin esfuerzo. Por el contrario, hacer malabarismos requiere una cantidad significativa de concentración, agudeza mental y práctica.

Para las mujeres jóvenes de la generación Millennial, la vida se ha convertido en sinónimo de un complejo acto de malabarismo, ya que intentan tirar, atrapar y equilibrar simultáneamente sus carreras, matrimonios e hijos.

Expectativas y responsabilidades evolucionadas

Las expectativas y responsabilidades de las mujeres han evolucionado significativamente durante el último siglo. A principios del siglo XX, las mujeres desempeñaban estereotipadamente el papel de ama de casa, que se centraba principalmente en la crianza de los hijos, el cuidado de sus maridos y el mantenimiento de sus hogares.

En las décadas de 1960 y 1970, un número cada vez mayor de mujeres comenzó a ingresar a la fuerza laboral y, por lo tanto, los roles de género tradicionales tal como los conocíamos quedaron permanentemente desdibujados.

Actualmente, hay más mujeres que nunca en la fuerza laboral y todavía están intentando identificar, navegar y solidificar roles. Están tratando de hacerlo todo, mientras intentan tener hijos, criar una familia, cuidar a sus maridos, mantener sus casas y, de algún modo, incorporarlo a las expectativas profesionales y a las responsabilidades laborales.

De ahí los complicados malabarismos.

Persiguiendo el difícil objetivo de mantener el equilibrio entre la vida personal y laboral

Persiguiendo el difícil objetivo de mantener el equilibrio entre la vida personal y laboralEl equilibrio entre la vida personal y laboral se ha convertido en el objetivo difícil de alcanzar, el Santo Grial del siglo XXI. Odio decírtelo, pero el concepto de equilibrio entre vida personal y laboral no es más que una ilusión, un espejismo, una fantasía que nunca se hará realidad.

El equilibrio significa armonía e igualdad entre sus componentes y nunca habrá un equilibrio exacto entre el trabajo y la familia.

No hay manera de que las mujeres puedan dividir equitativamente su tiempo, energía y atención en ambos componentes a diario. Debido a esto, las mujeres tienen constantemente la percepción de que están fracasando. No pueden sobresalir y avanzar en sus carreras mientras crían hijos educados y educados.

No pueden mantener sus casas limpias, lavar la ropa y tener una cena caliente esperando a que sus maridos lleguen a casa. No, en cambio, están bebiendo café frío mientras intentan desesperadamente sacar a sus hijos por la puerta y llegar a tiempo al trabajo.

Mientras corren, agarran mochilas y maletines, mientras tropiezan con juguetes y zapatos. Sólo cuando están a medio camino del trabajo recuerdan que se olvidaron de sacar la carne para descongelarla para la cena. En otras palabras, están haciendo malabares con demasiadas pelotas y dejándolas caer por todos lados.

Es importante que las mujeres replanteen el término equilibrio entre vida personal y laboral y asuman el hecho de que esto nunca sucederá. En cambio, las mujeres necesitan encontrar una manera de asimilar el trabajo con la vida de manera simultánea, sin la presión de lograr el equilibrio entre ellos.

El trabajo y la vida no deben considerarse mutuamente excluyentes

El trabajo y la vida no deben considerarse mutuamente excluyentesEl trabajo y la vida deben considerarse como un concepto fluido, que se entrelaza y conecta constantemente entre sí.

En ciertos días, se ejercerá más esfuerzo y energía en el área de la vida que más lo necesita. Si hay una fecha límite importante, una presentación o un ascenso en el trabajo, se pondrá esfuerzo en la carrera. Si su hijo está en la obra de teatro de la escuela y necesita ayuda para estudiar para un próximo examen de matemáticas, la atención se centrará naturalmente en sus hijos.

Si los platos sucios cuelgan peligrosamente sobre el borde del fregadero y usted ya tiene su último par de ropa interior limpia, la atención se desviará hacia la casa. Si no puede recordar cuándo fue su última cita nocturna, o cuándo fue la última vez que tuvo intimidad con su esposo, la concentración y el esfuerzo se trasladarán al matrimonio.

En esencia, se debe empoderar a las mujeres para que controlen dónde residen su energía y atención en un día determinado. No existe una forma correcta o incorrecta de incorporar aspectos de la vida juntos. Habrá momentos en los que lo tendrás todo bajo control y todo saldrá bien. También habrá momentos en los que nada esté bajo control y te quedes ondeando una bandera blanca en una humilde muestra de derrota.

Estos son los días en los que te encontrarás enviando importantes correos electrónicos de trabajo a las 10:00 p. m., gritándoles a tus hijos que se vayan a dormir mientras comes una cena nutritiva del cartón de Ben & Jerry’s. (¡No te preocupes, todos hemos pasado por eso!)

Además de descartar permanentemente de su vocabulario la terminología sobre el equilibrio entre vida personal y laboral, le ofrecemos cinco consejos más para ayudarle a mantener todas las pelotas en el aire de forma segura.

1. Dile adiós a la culpa

Limpia tu alma liberando la culpa.

No se sienta culpable de que su hijo esté en la guardería mientras usted trabaja, ni se sienta mal por no poder asistir a su primer partido de fútbol. Es importante llegar a la paz con sus decisiones y reconocer el importante valor y beneficio que proviene de su empleo.

Durante meses, luché con una intensa culpa por inscribir a mis hijos en tres días de preescolar cuando tenían dos años. Me sentí muy mal por haber estado lejos de ellos durante tanto tiempo, especialmente cuando eran tan jóvenes. Entonces, un día me di cuenta; estuvieron en el preescolar durante menos de tres horas y al mismo tiempo se les brindaron valiosas oportunidades de socialización y aprendizaje. ¿Por qué me sentía tan culpable?

En ese momento descarté mi culpa y la cambié por paz y gratitud. De manera similar, te desafío a que liberes tu culpa y permitas que tu corazón sea liberado.

2. Comuníquese con su empleador

Es importante establecer un foro de comunicación abierta con su empleador para que pueda negociar lo que necesita y cuando lo necesita. Los empleadores saben que los empleados contentos tienen niveles más altos de satisfacción y productividad laboral que sus contrapartes infelices.

Si su empleador está comprometido con su retención, debería estar dispuesto a negociar y trabajar con usted. Hable con su empleador sobre horarios flexibles o tiempo libre si cree que mejoraría su existencia diaria. Esté preparado para presentar cómo este acuerdo no infringiría las responsabilidades laborales ni impediría el desempeño general.

3. No descuides tu matrimonio

No descuides tu matrimonioEs importante hacer de su matrimonio una máxima prioridad.

Programe citas nocturnas recurrentes con su esposo para que puedan conectarse, establecer intimidad y disfrutar de un tiempo juntos sin interrupciones. Asegúrese de que su esposo sienta que es una prioridad y asegúrese de que ambos se diviertan y rían con frecuencia.

Invertir tiempo, energía y esfuerzo en su matrimonio es un factor protector importante para su longevidad.

4. Tiempo de calidad en familia todos los días

Al igual que el matrimonio, la familia debe estar en la parte superior de su lista de prioridades. El tiempo en familia debe establecerse todos los días para que usted pueda vincularse con sus hijos y nutrir a la familia en su conjunto.

Intentar incorporar en el día a día la convivencia y el tiempo de calidad. En mi casa, mis gemelos de cuatro años saben que todas las noches “comemos como una familia”. Durante este tiempo, se entiende que se eliminan las distracciones televisivas y electrónicas, mientras comemos juntos en el comedor.

La calma tranquila fomenta la conversación entre nosotros y, sin duda, es el momento del día que más aprecio y espero con ansias.

Te animo a incorporar el tiempo en familia a tu rutina diaria, ya sea leyendo con tus hijos antes de acostarse, preparando la cena en familia o viendo un programa de televisión juntos.

Imagino que también se convertirá en el momento del día que más ansias.

5. Autocuidado

Es imperativo programar tiempo para “yo” diaria o semanalmente.

Si el cuidado personal no se incorpora a su rutina diaria, se sentirá agotado, resentido e ineficiente. No puedes dar ni cuidar a los demás si no te queda nada para dar. Tómese el tiempo para rejuvenecer y recargar energías mediante un pasatiempo, una rutina de ejercicios o un interés.

Haz lo que sea que te llene, ya sea leer, tomar un baño de burbujas o acostarte temprano. Puedo asegurarte que será muchísimo más fácil hacer malabarismos con todas las bolas si estás bien emocional, mental y físicamente. Y si dejas caer las pelotas, ¿a quién le importa realmente? Puedes recogerlos todos de nuevo mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *