15 señales de fatiga por compasión y cómo afrontarla

Mujer cansada acostada en la cama no puede dormir hasta altas horas de la noche debido al insomnio

Se necesita un gran corazón para ayudar a las personas que han pasado por tantas cosas en la vida.

Desde escuchar hasta brindar a estas personas la atención que necesitan, trabajar con personas que han experimentado un trauma es un desafío pero también gratificante.

¿Su trabajo implica tratar con personas que han sufrido un trauma ?

Los empleados del sistema de salud pueden encontrar una condición en la que sienten angustia y cansancio extremos, y esto se llama fatiga por compasión.

¿Cómo puede afectar esto a nuestros cuidadores de salud y cuáles son los diferentes signos de fatiga por compasión?

¿Qué es la fatiga por compasión?

No todo el mundo puede tratar eficaz y eficientemente a las personas que han experimentado un trauma. Se necesita un gran corazón para estar ahí para escuchar y mostrar empatía. Es admirable ver a nuestros trabajadores de la salud cuidar de las personas que han pasado por tanto.

Puede que no hayan estado allí, expuestos directamente a la escena que causó el trauma, pero cuando escuchan la historia, su empatía se hace cargo. Estos trabajadores ponen su tiempo, mente y corazón en cada paciente que tienen.

Desafortunadamente, incluso los trabajadores de la salud pueden sufrir fatiga por compasión.

¿Qué significa la fatiga por compasión?

La definición de fatiga por compasión es el impacto físico, psicológico y emocional de ayudar a personas que han experimentado un trauma.

El síndrome de fatiga por compasión también se conoce como estrés traumático secundario, reacción de estrés secundario o trauma indirecto. Puede afectar a muchos de nuestros cuidadores y profesionales.

¿Es la fatiga por compasión lo mismo que el agotamiento?

Algunas personas pueden pensar que esto es una forma de agotamiento, pero no es lo mismo.

El burnout, por definición, es agotamiento físico y emocional . Puede deberse a su horario, carga de trabajo, ambiente de trabajo tóxico, etc. No gira específicamente en torno a la experiencia traumática de otra persona.

Con el agotamiento, todos, sin importar en qué industria se encuentren, pueden experimentarlo. Sin embargo, el agotamiento se puede resolver cambiando la naturaleza de su trabajo.

Ahora bien, lo que causa la fatiga por compasión es cuando la persona que ayuda se involucra demasiado en salvar a sus pacientes y eso comienza a interferir con sus propias emociones.

Estar en exposición constante a pacientes que experimentan un trauma también puede afectar la salud física y mental del cuidador. Es donde un cuidador experimenta signos de fatiga por compasión, como agotamiento físico y psicológico.

Por eso es vital ser consciente de los diferentes signos de fatiga por compasión. De esta manera sabrás cómo puedes empezar a tratar la fatiga por compasión.

¿Qué puede causar fatiga por compasión?

Antes de continuar con los signos y síntomas de la fatiga por compasión, primero debemos comprender qué puede causarla.

Los trabajadores sanitarios y los cuidadores crónicos son las personas más susceptibles a la fatiga por compasión. La descripción de su trabajo requiere que se preocupen, escuchen y se dediquen a cuidar y curar.

Algunos de ellos son:

Cuidadores crónicos

Trabajadores de cuidados paliativos

Enfermeras/Auxiliares de enfermería

Personal de atención de emergencia

Cumplimiento de la ley

Profesionales de la salud mental

A continuación se muestran algunos ejemplos de fatiga por compasión.

Enfermera molesta sentada en el suelo en la sala del hospital

– Estar demasiado cerca de un paciente y perderlo es una de las razones por las que un trabajador de la salud puede experimentar fatiga por compasión.

– También hay casos en los que, a pesar de todos tus esfuerzos, te das cuenta de que no puedes salvar a esa persona de una enfermedad.

– Para los profesionales de la salud mental, puede haber muchos factores desencadenantes que pueden provocar fatiga compasiva. Ser amenazado por un paciente, estar cerca de un paciente y luego descubrir que se había suicidado o haber cuidado a alguien que perdió a su hijo.

– Trabajadores sociales que ayudan a los sobrevivientes de abuso doméstico. A veces, el abuso es tan grave que la persona que presta la ayuda también sufre sus efectos.

Todas estas situaciones pueden pasar factura al trabajador sanitario. Es el costo de cuidar a otra persona. Para algunos, tener empatía es tanto una bendición como una maldición.

Si trabaja en la industria de la salud, debe conocer las señales de advertencia de fatiga por compasión. De esta manera, en caso de que empieces a experimentar estos signos, sabrás qué hacer.

15 Señales de que puedes estar sufriendo fatiga por compasión

Los signos de fatiga por compasión pueden ser diferentes para cada persona. Algunas personas experimentan cambios físicos y emocionales, mientras que otras experimentan síntomas mentales o espirituales.

1. Tienes problemas para dormir

Después de un largo día de trabajo, intentas descansar y conciliar el sueño, pero no puedes. Los pensamientos sobre las situaciones de su paciente lo persiguen, incluso mientras duerme.

Te vuelves inquieto y tienes problemas para conciliar el sueño. Con el tiempo, esto puede afectar su salud física y mental.

2. Mayor intensidad emocional

La intensidad emocional es la forma en que expresas lo que sientes. Puede ser felicidad, tristeza e incluso ira.

Cuando experimentes fatiga por compasión, te resultará difícil controlar estas emociones . Es como sentir un complejo de sentimientos diferentes al mismo tiempo.

Esto puede resultar confuso, doloroso y frustrante.

3. Juicio deteriorado

Debido a que está demasiado involucrado en las emociones que siente, es probable que su juicio también se vea afectado.

La mayoría de las veces, en lugar de tener la mente clara y analizar la situación, te quedas con emociones extremas que provocan un juicio nublado o sesgado.

4. Ira y odio hacia la causa o los perpetradores

Cuando trabajas en casos en los que, por ejemplo, un niño sufre un abuso extremo , es normal sentir ira hacia la persona que lo hizo.

Sin embargo, si la ira llega a ser tan grande que llena tu corazón de odio y tu trabajo, juicios y pensamientos se ven afectados, este es uno de los signos de fatiga por compasión.

5. Tienes problemas para concentrarte

Todavía tienes otros pacientes, otros casos en los que trabajar, pero no puedes concentrarte.

Tu mente está llena de pensamientos, escenarios, planes y mucho más al azar, pero no puedes ponerlos en práctica y terminas siendo improductivo.

Mire este vídeo para aprender cómo concentrarse mejor:

6. Empiezas a distanciarte de otras personas.

Actualmente, ya no tienes el impulso de socializar. Prefieres estar solo. Después del trabajo, dices que no a cualquier invitación para desconectar, te vas a casa y estás solo.

Es cuando todo parece demasiado cuando empiezas a distanciarte del mundo.

7. Te sientes deprimido

Sí, aunque seas profesional, también eres susceptible a tener depresión.

Ese sentimiento de profunda tristeza, alejamiento de la sociedad y pensamientos negativos pueden acumularse y desencadenar depresión.

Conoces las señales y sabes lo que te está pasando. Como profesional de la salud, también eres consciente de cómo nos puede afectar la depresión. Esta es una señal para que te ayudes a ti mismo.

Lectura relacionada: 5 señales de que tu relación te está deprimiendo

8. Empiezas a sentirte desesperado

¿Te sientes desesperado?

Miras a todos tus pacientes y te sientes desesperado e impotente. Este sentimiento extremo de desesperanza puede pasar factura y causar un colapso emocional.

Es cuando te enfrentas a múltiples casos que no se resuelven o te enfrentas a un callejón sin salida.

9. Empiezas a creer que el mundo es injusto.

No importa cuánto quieras ayudar o cuánto intentes ayudar, a veces simplemente no puedes.

El dolor de perder un paciente o un caso o ver que todos sus esfuerzos son en vano puede hacer que alguien sienta que el mundo es injusto. Esto puede impedirles centrarse en su objetivo, que es ayudar.

10. Pensamientos intrusivos

Cuando le molestan pensamientos intrusivos de que ya no puede funcionar ni dormir, esto puede alterar la forma en que se ve a sí mismo como persona y como trabajador de la salud.

Empiezas a culparte , a pensar en qué podrías haber hecho diferente, o si fue tu culpa si perdiste un paciente o un caso.

11. Agotamiento físico

Estar en el sistema de salud puede resultar agotador, especialmente porque ahora nos enfrentamos a una pandemia.

Sentirse enfermo, agotado y débil son signos de fatiga por compasión, junto con los otros que hemos mencionado.

12. Automedicación o abuso de sustancias

La fatiga por compasión puede causar estrés, dolor físico e incluso noches de insomnio.

Desafortunadamente, para tratar esto, algunos optarían por automedicarse. Nuestros trabajadores de la salud pueden comenzar a tomar analgésicos hasta que no puedan funcionar sin ellos.

Algunos, para conciliar el sueño, recurren a beber alcohol o tomar pastillas para dormir hasta que creen que las necesitan todas las noches.

13. Pérdida de autoestima

Empiezas tu carrera con optimismo y quieres un cambio. Crees que puedes cambiar el mundo ayudando a una persona a la vez. Entonces, de repente te das cuenta de que has perdido toda esperanza en tu oficio y en ti mismo.

Te miras al espejo y te das cuenta de que tu autoestima se ha visto afectada dramáticamente.

14. Tus relaciones fuera del trabajo se ven afectadas

Todos sabemos que no debemos permitir que nuestro trabajo afecte nuestra vida y viceversa.

Sin embargo, una persona que experimenta fatiga por compasión ya no puede separar su vida laboral y su vida personal.

Regresan a casa, todavía cargando con la pesada emoción de ira y desesperanza.

Comienzan a irritarse con sus hijos, cónyuges o amigos. Comienzan a liberar ira ante el menor desencadenante, lo que puede afectar a su familia.

15. Dejar el trabajo

Si una persona no sabe cómo tratar la fatiga por compasión, esto puede llevarle a darse por vencido. Renunciar al trabajo porque sientes que no te queda nada para dar, ya no sientes compasión ni empatía y quieres estar solo.

Es una de las razones más comunes por las que algunos trabajadores de la salud renuncian.

¿Cómo puedes lidiar con la fatiga por compasión?

Empresaria aburrida bostezando en el lugar de trabajo sin sentir motivación o falta de sueño

Antes de abordar cómo lidiar con la fatiga por compasión, primero debes comprender que puedes superarla.

Un profesional que utiliza sus habilidades y su corazón para ayudar a sanar a veces puede asimilar demasiado. Cuando esto se desborda, el sanador se convierte en el que necesita la curación.

1. Esté atento a las señales

Quienes trabajan en la industria de la salud no deberían olvidar que son vulnerables a la fatiga por compasión.

Como parte de su trabajo, deben ser conscientes de los signos de fatiga por compasión.

Deben evaluarse a sí mismos si alguna vez comienzan a experimentar algunos de los signos o síntomas enumerados anteriormente.

2. Incluye el cuidado personal en tu rutina

Recuerda esto. Tienes un gran corazón. Sin embargo, para ayudar a los demás, también debes ayudarte a ti mismo.

Al incluir el cuidado personal en su rutina, desarrollará una práctica que puede ayudarlo a funcionar mejor.

Incluye llevar una dieta bien equilibrada, ejercicio , relajación, sueño completo y, por supuesto, incluso socialización.

No crea que estas rutinas de cuidado personal le reducirán el tiempo para ayudar a las personas. Al contrario, esto te hará más eficaz y eficiente en tu trabajo.

Lectura relacionada: Los 5 pilares del autocuidado

3. Debes practicar la autocompasión

Mostrar empatía y amor por otras personas y ayudarlas es heroico, pero recuerda que también eres humano.

Estos trabajos son exigentes y, a veces, olvidamos que usted también necesita compasión y ayuda. Como una esponja, absorbes el dolor, la tristeza y el vacío de la persona y terminas exhausto.

Mereces la compasión y el amor que estás dando, y no olvides dártelo a ti mismo.

4. Reduce tu carga de trabajo

Debido a la pandemia, casi todos nuestros trabajadores sanitarios se han agotado intentando ayudar y curar a las personas. Desde la industria médica hasta el sistema de apoyo a la salud mental, todas estas personas tienen exceso de trabajo.

La fatiga por compasión no es una broma.

Pero para ayudar a más personas, es necesario reducir su carga de trabajo. Si trabaja demasiado, terminará siendo improductivo y puede experimentar fatiga por compasión.

Evite trabajar demasiado y agregue el cuidado personal a su rutina. De esta manera serás más productivo y ayudarás a más personas.

5. Pide ayuda

Incluso si usted es un profesional de la salud, también necesita ayuda cuando muestra signos de fatiga por compasión.

Por favor, no te avergüences de pedir ayuda cuando la necesites.

Tú más que nadie sabes la importancia de pedir ayuda profesional .

Conclusión

A todos nuestros trabajadores de la salud, los felicitamos por su dedicación. Sin embargo, también es necesario ser consciente de los peligros de experimentar fatiga por compasión.

Ésa es la razón por la que también es necesario conocer los signos de fatiga por compasión. Si ha estado experimentando algunos de los síntomas, no dude en actuar rápidamente y obtener la ayuda que necesita.

No permita que la fatiga por compasión le desanime a la hora de ayudar a más personas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *