7 hábitos de administración del dinero que pueden mejorar su matrimonio

7 hábitos de administración del dinero que pueden mejorar su matrimonioEl matrimonio puede ser la parte más hermosa de nuestras vidas. Es la unión de dos almas lo que (idealmente) da como resultado la creación de una nueva familia feliz.

Muchas parejas cometen el error crucial de no pensar en la administración del dinero en el matrimonio.

Por otro lado, muchas parejas se preocupan demasiado por la gestión de las finanzas del matrimonio y no lo suficiente por el matrimonio.

Ambas actitudes resultan en matrimonios fracasados ​​o en hogares que se mantienen en compromisos frágiles.

Pero la buena noticia es que la mayoría de los problemas financieros no se deben a la falta de dinero, sino a la mala gestión del mismo. Y esto es algo que se puede arreglar.

¿Busca consejos financieros para parejas casadas? No busque más, le traemos los consejos más eficaces para administrar su dinero.

7 hábitos de administración del dinero que pueden mejorar tu vida matrimonial

1. Habla sobre tus finanzas

Muchos cónyuges no hablan de la economía familiar como deberían.

Esto es especialmente evidente en parejas financieramente asimétricas donde, por defecto, se espera que una persona se haga cargo de todas las necesidades financieras de la familia.

El primer buen hábito de planificación financiera para parejas que pueden adquirir es comenzar a hablar de sus finanzas con su cónyuge .

Si uno de ustedes gana y el otro no, pueden considerar cómo administrar mejor el flujo de caja del hogar.

Si ambos ganan , deberían analizar cómo combinar mejor sus recursos, controlar los gastos y ahorrar para el futuro.

Hablar entre sí sobre sus finanzas , objetivos y problemas durante “ citas por dinero ” informales o cada dos domingos puede ser una buena idea.

Cuanto más hable sobre sus fondos en un ambiente relajado y feliz, menos peleas relacionadas con el dinero probablemente tendrá con su pareja.

Mira también:

2. Control de las finanzas

Decidir cuál de ustedes tiene qué tipo de control sobre el dinero y las finanzas familiares puede ser de gran ayuda.

Uno de ustedes puede controlar los gastos del día a día y el otro puede administrar los ahorros y los fondos de emergencia.

Si uno de ustedes maneja mejor el dinero que el otro, no es ninguna vergüenza que ese cónyuge controle la mayoría de las decisiones financieras. Eso es el matrimonio: depender y confiar el uno en el otro, sin convertirse en una carga.

Por lo general, es una buena idea dejar el control de los gastos necesarios del hogar en manos del ama de casa principal.

3. Haz un presupuesto y respétalo

Hacer un presupuesto adecuado es crucial para una vida financiera y, en consecuencia, matrimonial feliz. Hacer un presupuesto ayuda a las parejas a equilibrar las finanzas y el matrimonio con éxito.

Ya sea que uno de los cónyuges gane dinero o ambos, generalmente es una buena idea crear un fondo combinado para los gastos familiares. Ése es un consejo clave a seguir para la administración del dinero.

Su hipoteca, facturas de servicios públicos, comestibles, otros gastos necesarios y recreación son solo algunas partes comunes del presupuesto habitual de una pareja casada.

Las compras grandes no esenciales que superen el presupuesto establecido deben discutirse con su pareja.

No hay nada de malo en comprar un juego de palos de golf de alta gama para uno de los cónyuges o un par de zapatos nuevos y caros para el otro. Sin embargo, estos elementos deben provenir de los ingresos y ahorros personales y no deben suponer una carga para el presupuesto familiar.

4. Establezca algunas metas financieras

Establecer algunas metas financierasSería mejor si tuviera una idea clara sobre sus objetivos financieros y los de su cónyuge.

Muchas parejas piensan que como sus ingresos apenas alcanzan para cubrir los gastos, no deberían tener metas financieras.

Pero ese es el tipo de pensamiento que impide que la gente crezca. Cualquiera que sea el ingreso, cada uno de ustedes debería haberse fijado metas financieras .

Estos objetivos no tienen que ser elaborados ni siquiera combinados.

  1. Es posible que desee ahorrar lo suficiente para iniciar un pequeño negocio paralelo.
  2. Es posible que su cónyuge quiera comprar un automóvil familiar
  3. Si conocen los objetivos de cada uno, pueden priorizar y ayudarse mutuamente.
  4. Puede decidir juntar todos sus ahorros para el pago inicial de una propiedad.

Esto les ayudará a adquirir un activo tangible y les dará más solidez financiera como pareja.

La cuestión es que, a menos que no tenga objetivos financieros adecuados, sólo estará ganando, gastando y probablemente ahorrando. Pero no “aumentará” su riqueza.

Una situación financiera sólida puede ayudar a eliminar mucha tensión en su matrimonio y, para ello, deben trabajar para alcanzar algunas metas financieras sólidas como pareja.

5. Centrarse en el ahorro

Tener ahorros sustanciales es esencial para las personas y doblemente importante para una pareja.

Pueden ayudarle en tiempos difíciles, emergencias y gastos necesarios por encima del salario. También pueden ayudarlo a aumentar su patrimonio a través de intereses o inversiones.

Si solo uno de ustedes gana, los ahorros deben ser parte del presupuesto.

Siéntense juntos, planifiquen sus gastos, vean qué pueden recortar y destinen la mayor parte de sus ingresos a ahorros como sea realista posible.

En un hogar con un solo ingreso, siempre debe haber un colchón al que recurrir en caso de que el flujo de ingresos se detenga.

Si ambos ganan aproximadamente lo mismo, pueden tener tres reservas de ahorro diferentes , una para cada uno de ustedes y otra para la familia.

Si existe una disparidad significativa entre sus ingresos, una práctica común es que el que gana más cubre los gastos habituales y el dinero del otro cónyuge se destina a los ahorros.

Ambos aún pueden reservar parte de sus ingresos para sus objetivos personales.

6. Dale espacio a tu pareja

Dar espacio es una parte esencial de una relación. Ese es el consejo de administración del dinero por excelencia para las parejas que buscan disfrutar de la compatibilidad financiera.

Esto es tan cierto en las finanzas como en las emociones.

Si su pareja está poniendo su peso en las finanzas familiares, no le haga pasar un mal rato por el dinero que ha reservado para sí.

Esto puede sofocar la sensación de libertad financiera de la otra persona.

Puedes aconsejarles sobre cómo administrar mejor su dinero, como tener suficientes ahorros personales en lugar de gastar todo su dinero en un pasatiempo, o saldar sus deudas antes de adoptar un estilo de vida lujoso.

Pero tratar de cambiar a una persona por completo a menudo resulta en un matrimonio muy distorsionado.

7. Sin secretos cuando se trata de finanzas

Si tuviste una noche costosa con tus amigos, es posible que no quieras contarle a tu cónyuge los cientos de dólares que gastaste.

Pero es una buena idea mantenerse informados sobre sus gastos y ahorros. Guardar tales secretos no sólo resulta en una mala administración de las finanzas sino también en una pérdida de confianza cuando la otra persona se entera.

Es mejor ser abierto acerca de sus decisiones financieras.

Si no pueden contarse sus problemas financieros , compras impulsivas y deudas, entonces su matrimonio podría tener problemas más profundos que la simple falta de administración del dinero.

Una última palabra sobre consejos financieros para parejas casadas

Un matrimonio feliz no se basa únicamente en unas finanzas sólidas, sino que es uno de los pilares.

Si usted o su cónyuge no pueden cambiar sus hábitos monetarios destructivos, su matrimonio se verá afectado tarde o temprano. Y es mucho más difícil pasar por un matrimonio estresante que desarrollar buenos hábitos económicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *