Crianza no involucrada: todo lo que necesita saber

Niño triste sosteniendo osito de peluche

¿Alguna vez has oído hablar de la paternidad no involucrada? Este estilo de crianza se caracteriza por el abandono y la falta de respuesta a las necesidades y atención del niño. Es más que simplemente la falta de participación de los padres en la vida de los niños. Obtenga más información al respecto en este interesante artículo.

¿Qué es una paternidad no involucrada?

Antes de profundizar en la pregunta: ‘¿Qué es la paternidad no involucrada?’ Es crucial conocer su origen. Durante la década de 1960, Diana Baumrind , psicóloga del desarrollo de la Universidad de California en Berkeley, clasificó la crianza de los hijos en autoritaria, autoritaria y permisiva.

Posteriormente, en 1983, Maccoby y Martin introdujeron un cuarto estilo en este marco: el estilo de crianza negligente o no implicado . En este artículo, nos centraremos en la crianza no involucrada.

La crianza no involucrada también se llama crianza negligente. Es un estilo de cuidado que implica una actitud indiferente hacia un niño. También implica que los padres no atiendan los deseos de sus hijos más allá de necesidades como comida, vivienda y ropa.

Además, los estilos de crianza no involucrados incluyen brindar al niño poco o ningún cuidado, orientación, disciplina y cariño. Los padres no exigen nada de su hijo o hijos. Además, a menudo se muestran indiferentes y totalmente inconscientes de su responsabilidad. Como tal, los niños deben criarse solos y tomar decisiones de forma independiente.

Naturalmente, es fácil culpar a los padres que practican una crianza no involucrada o criticarlos. Sin embargo, este acto no siempre es intencional. Hay muchas razones para esto, pero es esencial comprender el alcance del tema. Sigue leyendo para aprender mas.

Ejemplos de crianza no involucrada

Comprender qué es un estilo de crianza no involucrado podría ayudar a familiarizarse con algunos ejemplos de crianza no involucrada. Estos son:

  • Los padres no ponen reglas
  • Los padres están más preocupados por otras cosas en sus vidas que por sus hijos
  • Los padres desconocen sus responsabilidades.
  • Ignorar al niño cuando llora
  • Los niños no saben seguir las reglas.
  • Los padres desconocen las necesidades de sus hijos
  • Los padres renuncian a sus roles.
  • Los niños carecen de las habilidades sociales necesarias
  • Los niños actúan de forma independiente.
  • Los niños, especialmente los mayores, suelen asumir el papel de padres de sus hermanos.
  • Los padres no interactúan con sus hijos.

11 señales de una paternidad no involucrada

Como padre, quizás se pregunte cuáles son las características de un estilo de crianza no involucrado y si exhibe algunas de ellas. De hecho, a veces se siente agotado de corregir o amonestar y, en ocasiones, de ignorar las necesidades de su hijo.

Si bien puede sentirse culpable por exigir unos minutos de paz y tranquilidad, estos casos no son característicos de una paternidad no involucrada.

La paternidad no involucrada no es un comportamiento que se da de vez en cuando. Más bien, es un patrón continuo y repetido de distancia emocional entre padres e hijos. Los siguientes son algunos de los signos de una paternidad no involucrada:

1. Desapego emocional

Uno de los efectos de la paternidad no involucrada, así como las señales, es la falta de apego emocional . Para algunos padres, formar una conexión emocional con sus hijos se logra sin esfuerzo.

Sin embargo, la paternidad no involucrada difiere, ya que no existe un vínculo entre padres e hijos. En tales casos, los padres experimentan una desconexión, lo que reduce significativamente el afecto y el cuidado que brindan a sus hijos.

2. Tiempo y atención limitados

Otra característica del estilo de crianza no implicado es que los padres no dedican tiempo a sus hijos. El padre pasa un tiempo mínimo con el niño y, a menudo, no está disponible o no está comprometido. Por lo general, un padre así prioriza otras actividades en lugar del bienestar y la felicidad de su hijo.

3. Concéntrese en sus deseos y anhelos.

Si bien un padre involucrado no valora las necesidades de sus hijos, prioriza sus necesidades. Todo, menos sus hijos, es lo primero. Ya sea la fiesta de un amigo, el trabajo o problemas personales, los padres que no participan están preocupados por otras cosas.

4. Disciplina inconsistente

Los niños son lindos y encantadores, pero necesitan algo de disciplina para moldear su comportamiento y hacerlos actuar correctamente. Lamentablemente, cuando se trata de una crianza no involucrada, puede haber poca o ninguna disciplina y orientación en la vida del niño, lo que lleva a una falta de límites y a exhibir algún comportamiento no deseado.

5. Proporcionar poca o ninguna orientación

Los padres no involucrados brindan poca o ninguna supervisión a sus hijos, ofreciendo mínimo apoyo o dirección”. Es posible que no establezcan límites claros ni proporcionen:

  • Supervisión adecuada.
  • Dejar que el niño enfrente desafíos sin una guía adecuada.
  • Dando como resultado una falta de estructura y dirección en su educación.

Niño abandonado esperando la atención de sus padres

6. Poco cariño hacia sus hijos

Uno de los efectos de una crianza no involucrada es la demostración de poco o ningún amor hacia sus hijos. Los padres negligentes no pueden mostrar afecto a sus hijos porque no lo necesitan. Esto podría haber sucedido debido a determinadas circunstancias de la vida, como el divorcio o la falta de amor de los padres.

7. Falta de interés en las actividades del niño.

Otro rasgo de la crianza no involucrada es que el cuidador no muestra interés en las cosas que conciernen al niño. Los padres no involucrados no están interesados ​​en los pasatiempos, eventos escolares, amigos o sentimientos de sus hijos. Por ejemplo, podrían olvidar o saltarse intencionalmente las reuniones de la Asociación de Padres y Maestros o los juegos deportivos de sus hijos.

8. Abuso de sustancias por parte de los padres

Los padres suelen ignorar a sus hijos porque están centrados en otras cosas. Desafortunadamente, el uso y abuso de sustancias parece ser uno de estos factores.

Según un estudio , los niños con un padre con un trastorno por uso de sustancias (TUS) se enfrentan a posibles efectos directos, como abuso o negligencia de los padres. Algunos padres negligentes comúnmente abusan del alcohol, la marihuana, los medicamentos recetados, la cocaína, la heroína, etc.

9. Descuido de las necesidades físicas básicas

Otro signo de una paternidad no involucrada es la falta de satisfacción de las necesidades básicas. Mientras que algunos padres negligentes ofrecen a sus hijos comida y refugio, otros no se dan cuenta. Por ejemplo, es posible que no proporcionen nutrición, higiene y atención médica adecuadas, comprometiendo la salud y el desarrollo del niño.

Mire a Molly Wright, de siete años, una de las oradoras más jóvenes de TED, explicar en detalle ‘Cómo todo niño puede prosperar a los cinco’ en este vídeo:



10. Falta de implicación en la educación

Los niños requieren supervisión cuando se trata de su educación. Lamentablemente, los padres que no participan pueden descuidar las necesidades educativas de sus hijos y mostrar poco interés en su progreso académico o en sus actividades escolares.

11. Sin conjunto de reglas

A menos que las acciones de un niño lo afecten directamente, los padres no involucrados evitan brindarle corrección u orientación. Permiten que el niño se comporte libremente sin intervención.

Además, permanecen indiferentes incluso si el rendimiento académico del niño o su participación en otras actividades son deficientes. La falta de participación y preocupación de los padres puede perjudicar el desarrollo y el bienestar del niño.

Cómo lidiar con padres no involucrados: 7 maneras

La crianza no involucrada puede tener efectos significativos tanto en los padres como en el niño. Los hijos de padres negligentes pueden acabar repitiendo el mismo patrón de conducta. Afortunadamente, hay formas de lidiar con padres que no participan. Éstas incluyen:

1. Empatizar

Supongamos que es hijo de un padre no involucrado o conoce a alguien que muestra ejemplos de paternidad no involucrada. En ese caso, debes comprender que puede haber razones subyacentes para su comportamiento no involucrado.

Algunos padres pueden enfrentar desafíos personales o tener luchas que afectan su crianza. A veces, es posible que ni siquiera conozcan sus actitudes hacia sus hijos.

2. Aprenda sobre el estilo de crianza

Si teme que sus habilidades como padre estén por debajo del estándar, hay una salida. Puede intentar investigar para aprender más sobre cómo cuidar a sus hijos. Por ejemplo, puede leer libros, blogs, sitios web o artículos sobre la crianza de los hijos. Estas plataformas ofrecen enfoques prácticos que son beneficiosos para los niños.

3. Habla con un profesional

Suponga que las responsabilidades de ser padre le parecen demasiado. Considere acudir a terapia o hablar con un profesional de la salud mental para que le ayude a comprender sus sentimientos y experiencias. Además, puede ayudarle a desarrollar nuevas habilidades que le ayudarán a establecer vínculos y límites saludables con sus hijos.

4. Participe activamente en la vida de sus hijos

Si desea aprender cómo lidiar con la paternidad no involucrada, sea intencional con sus hijos. Tome medidas proactivas para aumentar la calidad del tiempo que pasa con sus hijos y participe en conversaciones atentas, buscando comprender sus experiencias e intereses.

Si bien este paso puede ser un desafío para los padres que trabajan ocupados, es fundamental priorizar la reserva de momentos dedicados para concentrarse por completo en sus hijos.

Incluso pequeños focos de atención sin distracciones pueden fortalecer su vínculo y fomentar su bienestar. Aprovecha la oportunidad de estar presente en sus vidas, valorando estos momentos a medida que crecen.

5. Encuentre un sistema de apoyo

Otra forma de lidiar con la paternidad no involucrada es encontrar un sistema de apoyo. Busque padres de varios niños que sean dignos de confianza en su familia, entre sus amigos o en su entorno. Hágales saber por lo que está pasando.

De esta manera, pueden ofrecerle consejos sobre la mejor manera de atender a sus hijos.

6. Centrarse en el niño

Si usted es educador y nota que un niño puede ser víctima de una crianza no involucrada, concéntrese principalmente en el bienestar y el progreso académico del niño. Continuar brindando apoyo y orientación al estudiante independientemente de la participación de los padres.

7. Ofrecer apoyo

Si un padre involucrado parece abrumado o desinteresado, ofrézcale apoyo y recursos. Infórmeles sobre los servicios comunitarios, talleres o grupos de apoyo disponibles que pueden ayudarlos a involucrarse más en la vida de sus hijos.

Niño triste sentado solo en el columpio

Preguntas frecuentes

La siguiente sección aborda algunas de las preguntas más comunes relacionadas con el delicado tema de la paternidad no involucrada y cómo afecta a los niños. Leamos.

  • ¿Qué puede llevar a una crianza no involucrada?

Muchas cosas pueden llevar a una crianza no involucrada, pero las más comunes son los problemas personales, el estrés, la falta de habilidades parentales, la falta de apoyo, la paternidad soltera, las exigencias laborales y los problemas mentales de los padres.

  • ¿Cómo afecta la paternidad no involucrada a los niños?

La crianza no involucrada puede afectar a los niños emocional, física, social y psicológicamente. Por ejemplo, un hijo de padres que no participan puede tener dificultades para tener éxito académico debido a la distracción y la falta de supervisión.

  • ¿Cuáles son las causas de la paternidad no involucrada?

Algunas causas comunes de una paternidad no involucrada incluyen la sobrecarga de los padres, el abuso de sustancias, el embarazo no planificado o no deseado, las dificultades económicas, los factores sociales, etc.

  • ¿Cuál es la ventaja de una crianza no involucrada?

La crianza no involucrada generalmente no se considera un estilo de crianza ventajoso para el desarrollo saludable y el bienestar de los niños.

Sin embargo, puede haber situaciones específicas en las que se pueda considerar que ciertos aspectos de la paternidad no involucrada tienen algunas ventajas, aunque las desventajas a menudo las superan. Algunos beneficios incluyen independencia en los niños, resiliencia y libertad en los niños.

  • ¿Cuáles son los efectos de una paternidad no involucrada?

En cuanto a la crianza de los hijos con ansiedad y depresión, la falta de apoyo emocional, orientación y atención de los padres puede conducir a diversos resultados adversos, como negligencia emocional, problemas sociales, problemas de confianza y baja autoestima.

¡La crianza responsable comienza ahora!

La paternidad no involucrada se caracteriza por la falta de cuidado de los hijos. Un padre puede ignorar las necesidades y deseos de su hijo por muchas razones, incluidos problemas mentales, carga parental, embarazo no deseado, etc.

Independientemente del motivo, es posible cambiar un estilo de crianza no involucrado. Si le preocupa la crianza negligente, busque un sistema de apoyo estable o hable con su proveedor de atención médica para sugerirle formas de cuidar a sus hijos y crear un ambiente saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *