12 razones por las que los pensadores profundos suelen tener dificultades en las relaciones

Atractiva pareja joven acostada y pensando en fondo blanco

¿Qué significa ser pensadores profundos en las relaciones? ¿Es malo ser un pensador profundo en una relación? ¿Cómo es estar en una relación con un pensador profundo? ¿Cómo puedes estar seguro de que eres un pensador profundo de todos modos?

En un mundo acelerado, los pensadores profundos son los soñadores que piensan demasiado en todo, no toman decisiones apresuradas y pueden pasar horas analizando una experiencia de forma introspectiva. Prefieren estar solos leyendo un libro que tener una conversación sin sentido con alguien.

Los pensadores profundos piensan profundamente y profundizan en la esencia misma de todo. Ser un pensador profundo conlleva algunos inconvenientes, y uno de ellos es tener dificultades en las relaciones.

En este artículo, exploraremos lo que significa ser un pensador profundo en una relación y las razones por las que los pensadores profundos tienden a tener dificultades en las relaciones.

Lectura relacionada:  Cómo compartir tus sentimientos con tu cónyuge

Tabla de contenidos

¿Qué significa ser pensadores profundos en una relación?

Según el indicador de tipo Myers-Briggs (MBTI), las personas tienden a clasificarse en dos categorías principales para la resolución de problemas y la toma de decisiones: pensadores y sensibles. Los pensadores toman decisiones con la cabeza y miran las cosas objetivamente.

Están más interesados ​​en encontrar la solución lógica analizando los pros y los contras. Por otro lado, los sensitivos se preocupan por los puntos de vista de otras personas y toman decisiones con el corazón. Los pensadores y los que sienten tienen su manera de expresar el amor .

Los pensadores profundos en las relaciones necesitan mucha tranquilidad, ya que tienden a interpretar demasiado todo lo que dice o hace su pareja. A menudo tienden a ser olvidadizos y distraídos mientras se pierden en el mundo imaginario que crearon en sus cabezas.

Absortos en sus ideas, les cuesta recordar el cumpleaños, aniversario o días especiales de su pareja para celebrar. Debido a su naturaleza distraída, sus parejas pueden tener la idea de que no se preocupan por ellos.

Es un desafío para los pensadores profundos en las relaciones salir de su mundo de fantasía y regresar a la realidad para lidiar con problemas reales. Ellos mismos luchan con muchos problemas porque ven el mundo de manera diferente.

Ver este video puede darle una idea de las luchas de un pensador excesivo:

8 luchas de ser un pensador profundo

Si bien ser pensadores profundos en las relaciones conlleva su propio conjunto de desafíos, también aportan muchas cualidades excelentes. Son grandes oyentes y siempre intentan ofrecer a sus socios soluciones realistas para cualquier problema.

Los pensadores profundos son empáticos por naturaleza y hacen todo lo posible para apoyar a sus parejas en tiempos difíciles. Son buenos resolviendo problemas, lo cual es una habilidad importante para las relaciones. Se toman su tiempo para decidir, pero nada les puede influir una vez que han tomado una decisión.

Los pensadores profundos en las relaciones tienen la mente abierta y se adaptan a nuevas ideas y diferentes perspectivas.

¿Es malo ser un pensador profundo en una relación?

Ser pensadores profundos en las relaciones puede ser tan bueno como malo y puede ser un regalo en más de un sentido. Cuando los pensadores filtrados se comprometen con una relación, han pensado detenidamente las cosas y creen genuinamente que han encontrado a la persona adecuada.

Por lo tanto, es posible que les resulte más difícil enamorarse, pero lo hacen todo una vez que inician una relación. Los pensadores profundos tienden a ser compasivos y empáticos. Así, pueden hacer que su pareja se sienta apoyada y amada profundamente.

Sin embargo, su torpeza social, el hábito de pensar demasiado y analizar demasiado pueden ser perjudiciales para la relación. Necesitan descubrir cómo ser más expresivos en una relación y abrirse a sus parejas.

Si pueden aprender a encontrar un equilibrio en la relación y construir una relación basada en la interdependencia, ser un pensador profundo no será tan malo después de todo.

La terapeuta matrimonial Angela Welch dice eso. “La respuesta más rápida a esta pregunta es NO, y no es malo ser un pensador profundo en una relación. Cuando alguien piensa muy profundamente, significa que suele ser alguien que posee un mayor nivel de inteligencia emocional”.

Ángela dice: “Son más conscientes de sus emociones y sentimientos. Suelen ser más introspectivos, empáticos, compasivos y reflexivos. Estas cualidades pueden conducir a un estilo de comunicación más saludable dentro de la relación y a conversaciones y conexiones más satisfactorias”.

Y añade: “¿Pueden pensar demasiado en las cosas y tal vez de vez en cuando ver problemas donde no los hay? Sí. Sin embargo, supongamos que la comunicación es sana y que ambos individuos se conectan y trabajan juntos para combatir cualquier problema pensando en formas de atacarlo juntos. En ese caso, pueden superar cualquiera de las luchas que puede traer ser un pensador más profundo”.

“Cuando el pensamiento profundo y la inteligencia emocional se incorporan a una relación en un nivel más alto de conexión entre sí, la relación puede mejorar y crecer a un nivel más profundo”, concluye Angela.

Lectura relacionada: ¿Está construyendo relaciones interdependientes con su pareja?

15 señales infalibles de que eres un pensador profundo

Hombre solo triste mirando lejos de la ventana que está aislado

Aquí hay 15 señales para saber si eres un pensador profundo.

  1. eres una persona introvertida

  2. Las pequeñas conversaciones no son lo tuyo

  3. Eres bueno resolviendo problemas

  4. Eres muy perceptivo y notas cosas que otros tienden a pasar por alto.

  5. Tienes pasión por aprender.

  6. Eres un ávido lector con una sed insaciable de conocimiento.

  7. Eres compasivo y empático con los demás.

  8. Eres muy consciente de ti mismo y te gusta hacer introspección.

  9. Te pierdes en tus pensamientos y a veces te olvidas de otras cosas.

  10. Piensas las cosas detenidamente y te gusta planificar el futuro.

  11. Eres un observador entusiasta y también curioso por naturaleza.

  12. Puedes mantener la mente abierta y escuchar activamente lo que los demás tienen que decir.

  13. Aunque eres socialmente incómodo, tienes buen sentido del humor.

  14. Sueles analizar cada experiencia y cada situación.

  15. Eres independiente y no te gusta depender de los demás.

12 razones por las que los pensadores profundos tienden a tener dificultades en las relaciones

Aquí hay 12 razones por las que a los pensadores profundos les cuesta enamorarse y tienen dificultades en las relaciones en general.

1. Sus estándares son demasiado altos

Los pensadores profundos tienden a tener estándares altos cuando se trata de relaciones. No quieren conformarse con menos de lo que creen que merecen. Buscan a alguien que sea compatible con ellos y aporte valor a su vida.

No les importa esperar a la persona ‘adecuada’. Dado que exigen a sus socios los más altos estándares, les cuesta aceptar cualquier cosa que no sea perfecta. Los pensadores profundos tienen altas expectativas en las relaciones , que en ocasiones pueden resultar poco realistas e irrazonables.

2. Piensan demasiado en todo

Los pensadores profundos en las relaciones pueden complicar innecesariamente las cosas al pensar demasiado en cada detalle. Están acostumbrados a pensar demasiado en las relaciones y el amor junto con todo lo demás en la vida. Notan incluso el más mínimo cambio en la forma en que sus parejas los miran o les hablan.

Empiezan a pensar demasiado por qué ocurrió ese cambio y, a veces, eso puede causar problemas en las relaciones que no existían en primer lugar. Analizan demasiado las cosas y, si sus parejas dicen algo negativo, eso afecta su autoestima de manera tan negativa que comienzan a cuestionar su autoestima.

Los pensadores profundos tienden a tomar el rechazo como algo demasiado personal e internalizan sus sentimientos hasta el punto de que no creen que sean dignos de amor. Les hace pensar demasiado en todo lo que dicen o hacen con su pareja.

Lectura relacionada: Cómo dejar de pensar demasiado en una relación

3. Buscan defectos en parejas potenciales para proteger su corazón.

Nadie es perfecto y los pensadores profundos lo saben muy bien. Pero eso no significa que no seguirán buscando razones por las que alguien no es lo suficientemente bueno para tener una relación con ellos. Hacen esto para protegerse de posibles angustias.

Dado que ellos son los que piensan demasiado en las relaciones, analizar demasiado el comportamiento de alguien es algo natural. En lugar de centrarse en lo que podría salir bien, los pensadores profundos siguen centrándose en lo que podría salir mal y en cómo sus intereses amorosos podrían fallarles en la relación.

4. Tienen miedo de enamorarse aunque lo anhelan

Una de las señales de un pensador profundo en una relación es que tiene miedo de arriesgar su corazón. No quieren que los demás sepan lo sensibles y emocionales que pueden ser. Creen que mostrar emociones los pone en una posición vulnerable.

Es posible que mantengan la guardia alta porque tienen miedo de enamorarse y de que les rompan el corazón. Ser vulnerable es la clave para construir una conexión emocional . Pero los pensadores profundos a menudo tienen dificultades para abrirse a sus socios.

Por lo tanto, les resulta difícil formar una relación próspera.

5. Usan las relaciones para llenar un vacío.

Los pensadores profundos son muy conscientes de sí mismos y conocen bastante bien sus debilidades y vulnerabilidades. A veces se sienten inseguros y empiezan a buscar una relación que sane sus heridas y llene su vacío emocional.

A menudo, los pensadores profundos tienen un historial de tener el corazón roto, lo que les hace cuestionar las intenciones de su nueva pareja. En lugar de construir una nueva relación desde cero que los complemente, los pensadores profundos recrean su antigua relación.

También podrían esperar que sus parejas llenen el vacío de sus vidas de maneras que puedan conducir a la codependencia.

Lectura relacionada: Cinco pasos a seguir antes de comenzar una nueva relación

6. No creen que el amor por sí solo sea suficiente

Pensadores profundos y relaciones: no es una gran combinación, ya que los pensadores profundos saben que el amor por sí solo no es suficiente para construir una relación sólida y saludable. No se dejan engañar simplemente por compartir química con alguien y buscar otros factores como la compatibilidad y el compromiso.

Los pensadores profundos saben que necesitan una base sólida de respeto mutuo para construir una relación sólida y sostenible. Les hace pensar demasiado y examinar cada movimiento de su socio potencial.

Observan cuidadosamente el comportamiento y los rasgos de personalidad de los demás antes de siquiera considerar comprometerse con alguien.

Pruebe también: El cuestionario sobre matrimonio sostenible

7. Intelectualizan sus emociones como mecanismo de defensa

Pareja triste en la cocina de casa

Cuando empiezan a desarrollar sentimientos por alguien, en lugar de simplemente sentir esa emoción y disfrutarla, los pensadores profundos se centran en descubrir cómo ser decididos en una relación. Comienzan a racionalizar sus sentimientos porque no se sienten cómodos siguiendo ciegamente sus corazones.

Necesitan descubrir el significado detrás de un sentimiento antes de poder sentir sus sentimientos y sumergirse profundamente en una relación. Este análisis y racionalización excesivos les impide ser lo suficientemente vulnerables como para construir una conexión emocional profunda con alguien.

8. Ponen similitudes en cómo alguien los hace sentir.

Tener una personalidad de pensador profundo en una relación significa que están menos inclinados a elegir a alguien solo porque sienten mariposas en el estómago al estar cerca de ellos. Preferirán estar con alguien con actitudes, valores y antecedentes similares.

Los pensadores profundos en las relaciones priorizan los valores, prioridades, intereses y planes alineados sobre cómo alguien los hace sentir. No importa cuán buena sea la química, es posible que los pensadores profundos no quieran llevar la relación al siguiente nivel a menos que puedan encontrar una justificación detrás de esa decisión.

9. Se enamoran de la idea de alguien, no de quién es.

Los pensadores profundos en las relaciones buscan cosas hermosas y atractivas. Es posible que fácilmente se enamoren del potencial de una persona en lugar de de quién es. La idea del amor les resulta atractiva, pero es posible que ese amor sólo exista en su cabeza.

Cuando la idea que tienen de alguien no coincide con la realidad que crearon en sus mentes, los pensadores profundos se decepcionan. Empiezan a luchar con lo que inicialmente tenía sentido para ellos, pero ahora parecen diferentes e ilógicos.

10. Dudan en darle una oportunidad al amor.

Los pensadores profundos no quieren comprometerse demasiado pronto y se sienten mucho más cómodos tomándose su tiempo para evaluar si alguien es adecuado para ellos. No importa cuánto les guste alguien, dudan en entablar una relación con esa persona sin hacer la diligencia debida.

Sin embargo, eso no significa que quienes piensan profundamente en las relaciones siempre tomen el juicio adecuado. A veces tienen demasiado miedo de elegir a la pareja equivocada, lo que les impide invertir emocionalmente en la relación.

Como resultado, les cuesta llevar la relación más lejos.

11. Les cuesta tomar medidas reales.

Los pensadores profundos pueden ser bastante indecisos a veces y tener dificultades para salir del mundo que han creado en sus cabezas. Les encanta planificar, pero cuando llega el momento de ponerlo en práctica, no pueden decidirse, lo que puede causar problemas en las relaciones .

Los pensadores profundos en las relaciones están tan preocupados por los problemas del mundo que tienen poco o ningún tiempo para actuar y mejorar su relación. Puede resultar frustrante para sus parejas verlos arreglar el mundo en lugar de solucionar primero los problemas de la relación .

12. Sólo dependerán de sí mismos

Si bien eso suena como una cualidad admirable, los pensadores profundos a veces pueden ser demasiado independientes para una relación. Son excelentes planificando cosas y les gusta hacer las cosas a su propio ritmo. Pero estar en una relación requiere adaptarse a la interdependencia entre los socios.

Ser demasiado independiente puede ser una respuesta traumática y destructiva para la relación . Los pensadores profundos pueden estar emocionalmente cerrados, lo que dificulta la comunicación efectiva con sus parejas.

Conclusión

A veces puede ser difícil lidiar con los pensadores profundos en las relaciones. Se desconectan de la realidad con demasiada frecuencia, no les gusta forzar las conexiones y quieren estar con alguien que los desafíe y los anime a crecer.

Pero pueden ser reflexivos y convertirse en un gran socio siempre que estén dispuestos a hacer los ajustes necesarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *