Reciprocidad en las relaciones: importancia y cómo practicarla

Jóvenes sonrientes felices abrazándose, mostrando forma de corazón con las manos y disfrutando unos de otros al aire libre

Cuando se menciona la palabra “reciprocidad”, casi todo el mundo tiene una idea de lo que significa. La reciprocidad es el acto de intercambio para beneficio mutuo. Para explicarlo mejor, significa intercambiar cosas con alguien o un grupo de personas para obtener algo a cambio.

La reciprocidad existe a nuestro alrededor, y sería interesante mencionar que incluso en las relaciones, encontrarás reciprocidad ya sea en el juego o en la necesidad. En esta guía hemos explicado ampliamente qué significa reciprocidad y todo lo que conlleva una relación recíproca.

Exploremos más sobre la reciprocidad en las relaciones y cómo se puede practicar.

¿Qué significa reciprocidad en las relaciones?

¿Qué significa relación recíproca?

En una relación, la respuesta ideal a ‘¿Qué es la reciprocidad?’ es: reciprocidad significa el acto de equilibrar el dar y el recibir. Una de las razones por las que se establece la reciprocidad en una relación es para crear una relación sana que sea mutuamente beneficiosa para ambas partes.

Es importante mencionar que no existe un criterio específico en cuanto al equilibrio recíproco en una relación.

Sin embargo, es reserva exclusiva de ambos socios románticos crear su modelo de reciprocidad adaptado a su relación. En una relación donde el amor es recíproco, cada miembro de la pareja experimenta seguridad física y emocional entre sí.

Además, ambas partes estarán dispuestas a desarrollarse en todas las ramificaciones para que la relación sea beneficiosa. Siempre comunicarán sus necesidades, intenciones y sentimientos recíprocos a su pareja. En general, ambas partes se esforzarán por preservar la salud de la relación, cumpliendo así el verdadero propósito de la reciprocidad.

¿Cuáles son los tipos de reciprocidad en una relación?

La norma de reciprocidad explica que si alguien hace algo que vale la pena por ti, es normal sentirte obligado a pagarle con su moneda.

Generalmente, existen tres tipos de reciprocidad, a saber: reciprocidad generalizada, reciprocidad equilibrada y reciprocidad negativa.

Estos tipos de reciprocidad fueron esbozados por un antropólogo llamado Marshall Sahlins en 1965. Observó que estos tipos de reciprocidad se daban en todas las sociedades humanas del mundo.

1. Reciprocidad generalizada

La reciprocidad generalizada en las relaciones es un intercambio que no implica cálculo de valor ni reembolso instantáneo. Por lo general, encontrará esta forma de relación recíproca entre familiares, amigos y conocidos cercanos. En una relación recíproca generalizada, no se espera ningún tipo de favor aunque sepas que te devolverán la buena voluntad.

Además, se dice que alguien que atiende a personas sin hogar muestra una reciprocidad generalizada. La razón es que son conscientes de que no se les puede reembolsar tanto en efectivo como en especie.

Sin embargo, lo hacen porque es su pequeña contribución a hacer del mundo un lugar mejor. La satisfacción que esto conlleva es un pago suficiente para ellos.

2. Reciprocidad equilibrada

La reciprocidad equilibrada en las relaciones es una forma de reciprocidad social que implica el cálculo del valor de los servicios o la buena voluntad dentro de un período de tiempo fijo. Una de las formas identificables de reciprocidad equilibrada en la sociedad es la entrega de regalos.

Cuando le das a alguien, esperas que te devuelva el favor en ese momento o en el futuro. Esto es lo que los psicólogos sociales llaman la Ley de reciprocidad. Parafraseado, la ley establece que cuando se te hace un buen gesto, existe un impulso psicológico de devolver el favor.

Por ejemplo, si le das un regalo de cumpleaños a tu marido, existe una gran posibilidad de que recibas el tuyo cuando sea tu cumpleaños. Esto es lo que significa una relación recíproca equilibrada.

3. Reciprocidad negativa

La reciprocidad de relación negativa es una situación en la que una de las partes actúa en su interés debido a ganancias u otros beneficios materiales. Es correcto afirmar que la reciprocidad negativa es exactamente lo opuesto a la reciprocidad generalizada.

Es un intento egoísta de conseguirlo todo y dar poco o nada a cambio. Por ejemplo, un estudiante que ayuda a su profesor con tareas fuera de las actividades académicas para que pueda acceder a las preguntas de un examen está mostrando una relación recíproca negativa.

Retrato en tonos cálidos de una pareja joven moderna hablando entre sí sinceramente mientras están sentados en el suelo

¿Por qué es importante la reciprocidad?

Cuando se trata de reciprocidad, lo primero que me viene a la mente es una relación romántica. Sin embargo, es vital mencionar que la reciprocidad entra en juego en nuestra interacción con otras personas. Por lo tanto, usted y todos los que lo rodean pueden beneficiarse de la reciprocidad.

La reciprocidad te ayuda a ser más sensible y menos egoísta. Comprenderás a las personas desde su punto de vista, en lugar de pensar siempre en ti mismo.

La reciprocidad es una vía de doble sentido y funciona mejor cuando ambas partes están dispuestas a darlo todo, sin importar lo que puedan ganar o perder.

¿Cómo puedes practicar la reciprocidad en tu relación?

Practicar la reciprocidad en las relaciones es una de las mejores maneras de mantener la relación en movimiento. Si no practica la reciprocidad, sería un desafío comprender lo que quiere su pareja. Además, les resultaría difícil ver su punto de vista sobre cualquier tema.

Aquí hay algunas formas de practicar la reciprocidad en su relación.

1. Discutir honesta y abiertamente

En una relación, un principio importante de reciprocidad es ser honesto y abierto con su pareja porque confía en que se preocupa por sus mejores intereses. Si tienes miedo de comunicarte abierta y honestamente en una relación, es posible que estés lidiando con la toxicidad.

Por lo tanto, siempre debes tener la libertad de hablar con tu pareja en cualquier momento, sin importar lo extraño que pueda parecer.

De manera similar, cuando discutes con tu pareja, no es necesario editar el contenido de la conversación porque no quieres que te juzguen. Además, si quieres algo en la relación, no tienes por qué sentirte tímido.

Una de las excusas que dan las personas cuando hacen trampa es que sus parejas no estuvieron a la altura de las expectativas. En algunos casos, la pareja infiel no habló con ellos sobre los defectos de su pareja, lo cual está mal.

Para que una relación funcione sin problemas, debes estar preparado para comunicar y compartir tus sentimientos, intenciones, necesidades y deseos con tu pareja.

2. Aprendan a darse espacio unos a otros

¿Cómo corresponder en una relación? Respetando los límites personales de su pareja.

Muchas personas suelen malinterpretar la intención original de dar espacio a sus parejas . Cuando se trata de dar espacio, no se pretende terminar con la relación.

Más bien, nos está ayudando a ponernos en contacto con nuestra individualidad. En una relación es normal involucrarse en muchas cosas que hacen que te olvides de ti mismo. Ésta es una de las razones por las que la gente se siente agotada sin saber por qué.

En una relación, otra regla recíproca importante a practicar es comprender cuándo el tiempo de calidad comienza a perder su significado. El tiempo de calidad es importante, pero se convierte en una obsesión si quieres estar a su lado 24 horas al día, 7 días a la semana.

Cuando a usted o a su pareja les resulta difícil darse espacio mutuamente, es posible que estén entrando en una relación tóxica . Una relación recíproca saludable es aquella que respeta la necesidad de ambos socios de tener su tiempo privado para sí mismos.

¡Esta suele ser la oportunidad perfecta para elaborar estrategias, establecer metas y planificar en grande! La verdad es que si siempre están cerca de su pareja sin darse un respiro, no tendrán muchas oportunidades para apreciarla.

Feliz pareja joven abrazándose y riendo al aire libre.

3. Confiar unos en otros

La confianza es crucial para abrazar la reciprocidad en el matrimonio o las relaciones.

Uno de los ingredientes principales de una relación recíproca es la confianza. Una relación que no se basa en la confianza no puede resistir la prueba del tiempo. La vida pondrá a prueba el amor mutuo en una relación, y se necesitan atributos como la confianza para seguir desafiando las probabilidades y permanecer juntos como socios.

La confianza no debe ser unilateral en una relación porque puede resultar frustrante para la pareja en quien no se confía. Y una de las formas de generar confianza es manteniendo una comunicación honesta y abierta.

Cuando ambas partes confían entre sí, se crea un espacio seguro y saludable para construir una relación estable e integrar otros atributos como confianza, paciencia, lealtad, etc.

4. Estar comprometidos unos con otros

Otra característica de una relación recíproca es mantenerse comprometido con su pareja. Cuando hay altibajos en tu relación , ¿puede tu pareja confiar en que estarás ahí para apoyarla?

Muchas veces, a las parejas les gusta esconderse cuando las cosas se ponen mal con su pareja. En comparación, cuando las cosas van bien, pretenden ofrecer su mejor apoyo.

Una de las formas en que se pone a prueba el verdadero compromiso es cómo reaccionan los socios cuando la relación amenaza con estrellarse. Si siempre muestras compromiso y tu pareja muestra poco o ningún compromiso cuando es su turno, existe una gran posibilidad de que la relación no sea recíproca.

El compromiso va más allá de estar físicamente presente; implica mostrar apoyo cuando es necesario. Cuando tu pareja necesita que estés ahí para ella, no debes obligarla a mirar hacia afuera porque no recibe tu apoyo.

5. Igual muestra de amor y cuidado

El amor y el cuidado son dos factores importantes de una relación recíproca. Aunque el amor y el cuidado no deben medirse, ambas partes deben hacer lo mejor que puedan para garantizar que su pareja reciba la dosis suficiente.

Si uno de los miembros de la pareja nota que el amor y el cuidado brindados superan con creces los que recibe, esto puede sentar las bases del resentimiento . A nadie le gusta que lo traten injustamente cuando se esfuerza por mostrar amor y cuidado en una relación.

Es importante que satisfagas las necesidades emocionales de tu pareja, y mostrar amor y cuidado es la principal forma de lograrlo.

Hay que entender que la reciprocidad en términos de mostrar amor y cuidado es uno de los actos más sencillos de realizar. Con una muestra suficiente y equitativa de amor y cuidado, puedes transformar tu relación en una en la que abundan la satisfacción, el compromiso y la felicidad.

En un libro de Jennifer Filzen titulado El principio de dar para recibir , describe algunas técnicas de reciprocidad que hicieron exitoso el marketing en las pequeñas empresas. Algunas de estas técnicas también se pueden aplicar en las relaciones románticas para hacerlas florecer.

Mire este video para saber más sobre la reciprocidad en las relaciones:


¿Cuál es el efecto positivo de la reciprocidad en una relación?

¿Por qué es importante la reciprocidad en una relación? Cuando existe reciprocidad en una relación, mejora el respeto, la comunicación, el amor y los límites. Será evidente que ambos socios se preocupan y se comprenden.

Esto es lo que necesita saber sobre la importancia de la reciprocidad en las relaciones.

1. Respeto mutuo por los demás

Una de las características más cruciales de una relación sana es el respeto mutuo. Cuando las personas pasan algún tiempo en una relación, tienden a ser descuidadas con sus palabras, comportamientos y acciones. La reciprocidad en las relaciones puede promover el respeto mutuo.

Cuando ambos socios exhiben conscientemente reciprocidad, serán más suaves y más agradables con sus actos mutuos.

Dado que dices amar a tu pareja, es importante hacerla sentir como una parte integral de tu mundo. La falta de reciprocidad en las relaciones impide el respeto mutuo.

2. Compromiso total

Con la reciprocidad viene el compromiso. Cuando sabes qué es una relación recíproca, entiendes lo que se necesita para comprometerse.

Las personas que no son conscientes de la reciprocidad no se comprometerán con la relación porque serán más conscientes de sí mismas en lugar de de sus parejas.

Sin embargo, cuando existe reciprocidad en una relación, sus acciones dependerán del efecto dominó que tendría en su pareja. Antes de tomar cualquier decisión importante, primero consultarás a tu pareja para saber qué piensa.

3. Es fácil perdonar

La capacidad de perdonar de forma natural puede ser uno de los ejemplos de relaciones recíprocas.

En una relación, tu pareja tendrá comportamientos que te irritarán. Si reaccionas a cada comportamiento, significa que no aceptas a tu pareja incondicionalmente y es posible que tu relación no dure. Cuando la reciprocidad está presente, será fácil perdonar y no guardar rencor.

Aunque a veces el perdón parece imposible, es vital mencionar que las personas que tienen relaciones duraderas y saludables se perdonan entre sí.

Perdonar no equivale a aceptar comportamientos abusivos de tu pareja y pasarlos por alto. Es necesario que estés consciente de los comportamientos tóxicos y abusivos en tu relación . Si habla y estos comportamientos continúan, será mejor separarse.

4. Son sensibles a la expresión de amor del otro.

Todos queremos ser amados, pero no somos amados de la misma manera debido a nuestras preferencias; Aquí es donde entra en juego la expresión del amor. Por ejemplo, si prefieres palabras de afirmación pero no son el punto fuerte de tu pareja, tienes que comunicarte con ella.

Cuando hay reciprocidad en la relación, verás la necesidad de informar a tu pareja si no eres amado como deseas.

Del mismo modo, para corresponder el amor a tu pareja, es vital saber qué es lo que la motiva. Y una de las mejores formas de saberlo es comunicándose con ellos. Cuando sabes lo que le gusta a tu pareja, es fácil ser más afectuoso y cariñoso.

El Sr. Lacy E. Wright menciona la necesidad de encontrar el equilibrio con la pareja , lo cual es un efecto dominó directo de la reciprocidad. Con las claves mencionadas en esta guía, resulta más fácil comprender la importancia de la reciprocidad en una relación.

Preguntas comunes

Construir relaciones recíprocas es esencial para fomentar conexiones significativas y apoyo mutuo. Exploremos un ejemplo con el que podemos identificarnos y algunos consejos prácticos para cultivar estas valiosas relaciones.

  • ¿Cuál es un ejemplo de relación recíproca?

Un ejemplo de relación recíproca es una amistad cercana en la que ambos individuos se preocupan y apoyan genuinamente mutuamente. Se turnan para escuchar, brindar consejos y ofrecer ayuda, creando un intercambio equilibrado de bondad y comprensión.

  • ¿Cómo se construye una relación recíproca?

Construir una relación recíproca implica participación activa y empatía. Invierta tiempo en comprender las necesidades de la otra persona, sepa escuchar, ofrezca apoyo sin esperar nada a cambio y esté abierto a recibir ayuda y corresponder su amabilidad. La confianza y la comprensión mutuas son clave.

Dar y recibir la misma cantidad de amor

Mantener una relación recíproca es una de las formas más profundas de mantener estable su relación. Muestra el compromiso mutuo de ambas partes porque en el proceso se están construyendo unas bases sólidas. Como se mencionó anteriormente, la reciprocidad permite la confianza, que es un ingrediente crucial para una relación exitosa y duradera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *