Diez señales de poder desigual en las relaciones y cómo superarlas

Hombre y mujer sentados aparte en un banco del parque y usando el móvil

Rara vez hablamos de poder en las relaciones si todo va sobre ruedas. Sin embargo, cuando hay un desequilibrio de poder en las relaciones, se convierte en un tema ya que invita a la pareja a trabajar en ello.

La lucha por el poder en las relaciones puede dañar la satisfacción general con el matrimonio. Por lo tanto, si la pareja desea tener una relación feliz y saludable , el poder no debe estar en manos de uno de los socios.

¿Qué es el poder en las relaciones?

Cuando hablamos de poder, hablamos de la capacidad de una persona para ejercer control sobre los demás. En las relaciones, esto se ve como la capacidad de influir en la otra persona a la hora de tomar decisiones y tener prioridad en la satisfacción de sus necesidades.

El poder no es inherentemente negativo o positivo. Lo que dice sobre su naturaleza es cómo se usa o se abusa de él.

El poder en las relaciones puede causar mucho estrés y frustración cuando se usa de manera inapropiada y egoísta, por ejemplo, cuando uno de los miembros de la pareja es controlado por el otro. Esto puede poner en peligro la relación si no se aborda.

¿Cómo puede el poder afectar las relaciones?

Cada relación tiene un concepto de poder asociado. El poder en una relación nos permite tener control, tomar decisiones y tener la capacidad de impactar nuestras circunstancias actuales y las de los demás.

Cuando tenemos poder en una relación, podemos lidiar con nuestros sentimientos; Aceptamos que importamos y que podemos influir en los resultados. Tenemos un sentimiento de viabilidad en nuestras vidas en lugar de depender de los demás.

Sin embargo, muchos de nosotros no tenemos poder en nuestras relaciones; somos víctimas de otros y de fuerzas externas. La falta de poder es un recordatorio constante de que no tenemos el control de nuestras decisiones ni de nuestro destino; Además, incluso un intento de ejercer nuestro poder podría resultar incómodo.

La forma en que se distribuye y ejerce el poder en las relaciones puede tener un impacto significativo en él; En un estado de desequilibrio, una relación puede tener una sensación de poder deteriorada.

poder deteriorado

Comúnmente asociado con las relaciones codependientes , una sensación de poder deteriorada en una relación puede deberse a una baja autoestima, falta de autonomía, miedo al abandono o rechazo, expectativas poco razonables, falta de responsabilidad y muchas otras razones similares.

Poder compartido

Una relación con un sentido compartido de poder se encuentra a menudo en relaciones en las que los socios son conscientes y confiados en su autoestima y autonomía.

Los socios en tales relaciones comprenden y cumplen sus responsabilidades mutuas. Se valoran lo suficiente como para ser vulnerables y pueden expresar lo que les gusta y lo que no les gusta.

¿Qué es un “desequilibrio de poder” en una relación?

Pareja no habla después de una disputa en el sofá del salón de casa

Contemplar de dónde viene el “poder”: no es simplemente de un individuo. El poder se puede caracterizar como la capacidad o habilidad de dirigir o impactar la conducta de otros con un objetivo específico en mente. El poder no se limita al control.

A fin de cuentas, el poder en las relaciones se percibe como la capacidad de cada individuo en la relación para impactar a los demás y dirigir la relación.

La propiedad del poder cambia la mente humana, normalmente de maneras que no conocemos, una de las cuales es la iniciación del sistema de aproximación conductual que está situado en nuestra corteza frontal izquierda.

Este marco está impulsado por la dopamina, que también se considera una sustancia química que hace sentir bien. Estar a cargo o tener poder se siente mejor: esta avalancha de dopamina que proviene de sentirse comprometido o increíble está programada; No es algo que podamos controlar.

¿Cómo afecta el desequilibrio en la dinámica de poder a la relación?

En relaciones fuertes y saludables, la influencia que tienen ambos socios es (casi) igual. Uno puede tener más poder financiero, el otro más conexiones sociales, pero en última instancia se respetan mutuamente y toman decisiones juntos.

Cuando hay un desequilibrio de poder en las relaciones, se producen varios efectos adversos:

  • Intimidad y conexión dañadas
  • La demanda – dinámica de retirada (un socio busca el cambio mientras el otro se retira)
  • Frustración, ira y depresión que también están relacionadas con la dinámica de demanda-retirada.
  • Sentimientos de ansiedad, miedo y vergüenza.
  • Deterioro de la autoestima, la autoimagen y el sentido de valor personal.
  • Aislamiento, amenazas y abusos como medio para mantener el desequilibrio de poder.
  • Falta de confianza en la pareja y perdurabilidad de la relación.
  • Disminución de la satisfacción general de la relación.
  • Fin de la relación o matrimonio.

Cómo una lucha negativa por el poder puede dañar tu relación

Una lucha negativa por el poder en las relaciones puede resultar en tres tipos de dinámicas de relación:

1. Dinámica de demanda-retiro

Una dinámica de demanda-retirada ocurre en una relación cuando uno de dos patrones entre socios, en el que un socio es el demandante, que busca el cambio, la discusión o la resolución de un problema, mientras que el otro socio es el que se retira, buscando terminar o evitar. discusión del tema.

2. Dinámica del perseguidor a distancia

En una dinámica distanciador-perseguidor, en momentos de estrés, el perseguidor busca una mayor cercanía y seguridad en su pareja, mientras que el distanciador se siente abrumado e incluso asfixiado por las persecuciones de su pareja.

3. Dinámica miedo-vergüenza

Se observa una dinámica de miedo-vergüenza en una relación cuando el miedo de uno de los miembros de la pareja desencadena un comportamiento de evitación de la vergüenza en el otro.

Mire también: Relaciones entre perseguidor y distanciador: ¿cómo sobrevivir?

¿Qué es el poder positivo en las relaciones?

Un joven romántico y una mujer sentados juntos en el sofá en casa

Ninguna lucha es fácil. De lo contrario, no se llamaría lucha. El desequilibrio de poder puede hacer que la relación se deteriore y que la pareja sufra.

Aunque las luchas por el poder en las relaciones no son una experiencia agradable, pueden llevar a la pareja a crecer como individuos y como pareja.

Si una lucha de poder tiene un resultado positivo, podemos decir que es positivo. Hablamos de que algo es bueno o malo en función de las consecuencias que produce.

Cuando conduce a la desaparición de la relación, la lucha por el poder es algo negativo. Sin embargo, puede ayudarte a mejorar y crecer, y esa lucha de poder puede ser positiva debido a los resultados que produce.

10 signos de dinámicas de poder poco saludables en las relaciones

¿Cómo reconocer si estás experimentando un desequilibrio de poder en las relaciones? Esté atento a las señales y, si las nota, abórdelas para igualar la relación de poder.

1. Es difícil defenderse

Cuando la dinámica de poder en las relaciones está desequilibrada, se sentirá incómodo al defender sus propias necesidades y anhelos. Posiblemente porque en el pasado te sentiste rechazado o porque te vendieron cuando tú lo hiciste.

De todos modos, en una relación sana, usted debería poder defender sus necesidades sin temor a las consecuencias.

2. Te sientes constantemente criticado

Uno de los signos de lucha por el poder en las relaciones son las críticas periódicas que sufre uno de los socios.

Esta es otra forma más en que toman control sobre ti. Los juegos de poder emocional pueden brillar a través de comentarios continuos sobre su comportamiento y sus demandas de cambio.

3. Necesitan tener la última palabra

Cuando peleas, ¿sientes que no estás logrando entenderlos incluso cuando señalas lo que eso le está haciendo a la relación y a ambos?

¿Sientes que les importa más tener la razón y tener la última palabra? Si es así, este podría ser otro síntoma de poder en las relaciones.

4. No te sientes parte de las decisiones importantes

Tomamos decisiones todos los días y la mayoría de ellas no requieren que consultemos con nuestros socios.

Sin embargo, si se siente excluido de las decisiones importantes que los afectan a ambos y pidió ser incluido varias veces, está experimentando uno de los signos importantes de desequilibrio de poder en las relaciones.

Cuando hay una lucha por el poder en las relaciones, las personas se preocupan más por salirse con la suya que por tener armonía en la relación. En una relación sana, los socios tienen en cuenta las opiniones y sentimientos de cada uno al tomar decisiones que podrían afectar sus vidas en común.

5. Te menosprecian

Otra forma de exhortar el poder sobre usted es descartar sus ideas, necesidades y valores. No respetan tu forma de ver el mundo.

No digo que tengan que estar de acuerdo con todo lo que dices, pero en caso de poder desigual en las relaciones, sientes que están descartando o faltando el respeto a tus opiniones como una forma de posicionarse sobre ti.

6. Te sientes aislado y desconectado

Como resultado de los numerosos esfuerzos que ha hecho tu pareja para controlarte o cambiarte, te sientes solo cuando enfrentas un problema.

Casi no compartes nada porque crees que utilizarán esto como otra forma de socavarte cuando necesiten inclinar la balanza del poder a su favor.

7. Sus llamadas tienen prioridad sobre las tuyas

El poder y el control desiguales en las relaciones se reconocen mejor a través de la forma en que la pareja aborda la satisfacción de sus necesidades. ¿Cree que podría hacer una lista de sus necesidades y si les pidiera que hicieran lo mismo, no podrían adivinar la mitad de las suyas?

En una relación sana, ambos socios se esfuerzan por estar ahí para satisfacer las necesidades del otro. Por otro lado, en las relaciones de poder, usted sentiría que sus necesidades no reciben tanta consideración y atención como las de ellos.

8. No se responsabilizan tanto como tú

Si siempre tienen razón, no pueden ser ellos los culpables cuando las cosas van mal o cuando tienes una discusión, ¿verdad?

Como resultado de su necesidad de control y poder, a menudo renuncian a la responsabilidad de los problemas que suceden mientras usted está dispuesto a admitir sus propios errores.

9. Sacas a la luz los problemas de la relación.

En una relación sana, ambos socios se preocupan por el bienestar de la relación y cuando notan que algo la pone en peligro, lo sacan a la luz.

En las relaciones de poder, sientes que eres tú quien detecta los problemas y pide mejoras casi todo el tiempo, mientras que ellos invierten mucha menos energía y esfuerzo en el mantenimiento de la relación.

10. Te sientes presionado a complacer y temes lo que sucederá de otra manera.

¿Sientes la presión de complacerlos en lugar de sentir que es tu elección? ¿Temes su reacción cuando haces las cosas “mal”?

Pregúntate si tienes miedo de que te rechacen, te critiquen o te dejen si no les agradas. El miedo es una de las principales señales de alerta del desequilibrio de poder en las relaciones.

Preguntas para evaluar el equilibrio de poder en tu relación

Empresario sobre fondo borroso sosteniendo signos de interrogación dibujados a mano

Si se pregunta cómo evaluar el equilibrio de poder en las relaciones, puede recurrir a preguntas esclarecedoras, como las creadas en la investigación de Allison Farrell, Jeffry Simpson y Alexander Rothman.

  1. Tengo más voz que mi pareja cuando tomamos decisiones en nuestra relación.
  2. Tengo más control sobre la toma de decisiones que mi pareja en nuestra relación.
  3. Cuando tomamos decisiones en nuestra relación, yo tengo la última palabra.
  4. Tengo más influencia que mi pareja en las decisiones de nuestra relación.
  5. Tengo más poder que mi pareja a la hora de decidir sobre temas de nuestra relación.

Puede acceder a todo el Inventario de poder de relación y utilizar la pregunta junto con su pareja para obtener más información sobre el equilibrio de poder.

5 consejos para gestionar el equilibrio de poder

1. Empodérate primero

Una de las razones por las que el poder en las relaciones es desproporcionado se debe a ambos socios. Aunque intenten tomar el control, por muchos factores, como el miedo al abandono o el deseo de ser un buen marido o mujer, tú lo permites.

Cuando estaba sucediendo, es posible que no lo hubieras visto tal como es, y ahora estás en este desequilibrio de poder. No te desesperes; todavía puedes cambiar las cosas. Lo primero que debes hacer es trabajar en ti mismo.

Pregúntese: ‘¿Quiero permitir que esto siga sucediendo?’ “¿Cómo me hace sentir?” y “¿qué querría en lugar de eso?”. Mereces ser tratado con justicia y respeto. Para lograrlo, primero debes creerlo.

Si reconoce que puede necesitar ayuda profesional para empoderarse, los expertos pueden ayudarle en este viaje. Si desea cambiar las escalas de poder, debe tener la fuerza para hacerlo de manera constante. Y para ello, debe sentir que también tiene derecho a que se satisfagan sus necesidades.

2. Exprese sus necesidades y deseos

Una vez que haya trabajado en el paso uno, querrá comenzar a hablar por sí mismo. Al principio, lo más probable es que esto provoque una reacción adversa. Por eso es importante sentirse con derecho y empoderado, ya que le ayudará a seguir pidiendo lo que necesita incluso cuando al principio se sienta cerrado.

Dado que el aislamiento es doloroso para todos nosotros, la mayoría de las veces nos alejamos y minimizamos nuestras necesidades. Nos ayuda a protegernos de más daños, pero también nos impide satisfacer esas necesidades.

Cuando pides, tienes una persecución para cumplir tus deseos; cuando no lo hace, lo más probable es que la respuesta sea ‘no’.

3. Comprender las razones detrás de la necesidad de poder

Hay una razón por la que tu pareja necesita control y poder en las relaciones. Es posible que teman que no los escuchen o que de otra manera no se satisfagan sus necesidades. Quizás sea la única forma en que saben relacionarse.

Por lo tanto, les llevará tiempo aprender a renunciar al poder y encontrar una nueva forma de conectarse.

Para ayudarlos en este viaje, es posible que desee buscar juntos las razones por las que necesitan control. Una vez que lo comprenda mejor, podrá abordar la raíz del problema.

4. Tenga en cuenta también sus necesidades

La mayoría de las veces, el poder en las relaciones es algo que aprendimos desde el principio. Podría haber sido la única manera de conseguir lo que necesitábamos y no ser abandonados.

Por lo tanto, mientras defiende sus necesidades, tenga en cuenta las de ellos también. No le quites todo lo que le has brindado a tu pareja hasta ahora y espera a devolvérselo cuando comience a brindarte más.

Los asustará y probablemente los llevará a intentar tomar más control. En lugar de eso, esté ahí para ellos y pídales lo que necesite simultáneamente.

5. Pida ayuda externa

Cuando sienta que no puede lograr todo esto solo, solicite refuerzos. No te proponemos que organices una intervención con todos tus amigos allí, sino que recurras a un terapeuta en busca de ayuda.

La dinámica de poder en una relación es un tema común en la terapia. Un consejero sabrá las preguntas correctas que debe hacer y cómo ayudarlo a mudarse a un lugar con una distribución de energía más equitativa.

Preséntale esto a tu pareja, no como una forma de cambiarla, sino como una opción que mejorará la relación para ambos.

Llevar

La mayoría de las relaciones se topan con un desequilibrio de poder en algún momento y sobre algún tema. Las luchas de poder pueden dañar las relaciones a menos que se aborden.

Los signos de poder desigual se pueden ver a través de la incapacidad de uno de los socios para expresar y satisfacer sus necesidades y defenderse, asumiendo la responsabilidad del éxito de sus acciones y relaciones.

Esto puede resultar agotador y llevarlos a devaluar la relación. Sin embargo, no todo es inútil.

La mayoría de las relaciones pueden funcionar con éxito a través de luchas de poder. Entonces es cuando ambos socios están dispuestos a trabajar en ello. Primero, esfuérzate por empoderarte, pide lo que necesitas y ten en cuenta las necesidades de tu pareja. Si eres constante, verás avances, especialmente si cuentas con la ayuda de un experto a tu lado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *